Visita Ibiza > Lugares de Interés

Acueducto de S’Argamassa

Construcción romana del siglo I que transportaba agua dulce a una piscifactoría situada en  la costa

  • Aún se conservan alrededor de 300 metros del acueducto romano de S'Argamassa, que alcanza prácticamente el borde del mar
    Foto: Xescu Prats
  • El acueducto romano se encuentra casi adherido a la fachada del Hotel S'Argamassa
    Foto: Xescu Prats
  • El acueducto de S'Argamassa formaba parte de las instalaciones de una piscifactoría romana
    Foto: Xescu Prats
Direccion Platja de S'Argamassa. Santa Eulària
Municipio Santa Eulària des Riu
Zona Santa Eulària
Código Postal 07840

Muchos clientes del hotel Melià Me Ibiza (antes Melià S’Argamassa), entre la costa de Santa Eulària y la de Es Canar, se asombran cuando se asoman al balcón y echan la vista abajo. A pocos metros del hotel observan un antiquísimo acueducto de piedra, de unos 300 metros de longitud, perpendicular a la playa de S’Argamassa y que en algunos puntos alcanza los dos metros de altura. En la corona alberga un surco por el que pasaba el agua. El yacimiento se completa con las ruinas de lo que al  parecer fueron, según distintos historiadores, depósitos de agua impermeabilizados con yeso.

El acueducto de S’Argamassa fue erigido por los romanos en el siglo I después de Cristo y se empleaba para conducir agua dulce de una fuente cercana a las instalaciones de una piscifactoría, donde los peces eran conservados vivos para su posterior exportación. El historiador Paul R. Davis incluso señala que los depósitos de S’Argamassa probablemente se utilizaran para mantener en cautividad los grandes atunes que sobrevivían a la salvaje pesca de la almadraba. Esta técnica consiste en encerrar con redes un banco de estos enormes peces, haciéndolos ascender a la superficie, donde son cazados con ganchos. La operación requiere de la participación de numerosas barcas y aún continúa desarrollándose en el sur peninsular.

La industria romana de S’Argamassa probablemente generaba filetes salados de pescado y garum, una salsa o condimento muy popular en aquellos tiempos a lo largo de todo el Mediterráneo. Se elaboraba con restos de pescados, vísceras, especies, vinagre y aceite y se comerciaba en ánforas.

Resulta sorprendente que antaño pudiese construirse un hotel a una distancia tan corta de un monumento de su antigüedad e importancia y que a día de hoy este establecimiento pueda ser reformado de manera integral sin alejarlo un ápice del acueducto.  Aún así, los aficionados a los yacimientos arqueológicos no deben dejar de visitarlo.

 
2 Comentarios
  • Aún se conservan alrededor de 300 metros del acueducto romano de S'Argamassa, que alcanza prácticamente el borde del mar
    Foto: Xescu Prats
  • El acueducto romano se encuentra casi adherido a la fachada del Hotel S'Argamassa
    Foto: Xescu Prats
  • El acueducto de S'Argamassa formaba parte de las instalaciones de una piscifactoría romana
    Foto: Xescu Prats
¿Cómo llegar?
Hay que coger la carretera de Es Canar (parte de Santa Eulària, girando a la derecha en la primera rotonda de salida del pueblo en dirección Sant Carles). A los 3 km., verán a la derecha una doble carretera. La de la izquierda va a Punta Arabí y Cala Martina y la de la derecha a S'Argamassa. Sigan por ella y, 900 metros más adelante, encontrarán el Hotel Sol S'Argamassa. El acueducto discurre en paralelo a la fachada del establecimiento, opuesta a la zona de aparcamiento. Pueden acceder a él entre los dos edificios del complejo.
Categorias relacionadas
Etiquetas relacionadas
Por esta zona además encontrarás...
Molino de Puig d’en Valls
Lugares de Interés
Molino harinero restaurado y abierto al público, en un cerro frente al puerto de Eivissa
Iglesia de Santa Eulària (Puig de Missa)
Iglesias
Precioso templo fortaleza con una torre de vigilancia (s. XVI), en lo alto de una colina
Iglesia de Jesús
Iglesias
Fue construida en el siglo XV, cuenta con un impresionante retablo gótico y estuvo regida por frailes franciscanos y dominicos
Iglesia de Santa Gertrudis
Iglesias
Templo con una atípica fachada colorida y un gran campanario, construido en el siglo XVIII