Visita Ibiza > Lugares de Interés

Ses Torres d’en Lluc

Los restos de una misteriosa fortaleza cuya función se ha perdido entre la bruma del tiempo

  • Base ovalada de la primera de las Torres d'en Lluc, con vistas al Racó Verd, en la abrupta costa norte de Ibiza
    Foto: Xescu Prats
  • La base de una gruesa muralla que aún se mantiene en pie enlaza las dos Torres d'en Lluc
    Foto: Xescu Prats
  • La segunda Torre d'en Lluc, al pie de la muralla, constituía un observatorio privilegiado sobre Cala d'Albarca
    Foto: Xescu Prats
  • Estos gruesos de piedra ya se divisan por el camino de Ses Torres d'en Lluc y representan una buena pista para orientarnos
    Foto: Xescu Prats
Municipio Sant Antoni de Portmany
Zona Sant Mateu

A mitad del tramo de abrupta costa que une Santa AgnèsSant Mateu se alcanza el yacimiento arqueológico de Ses Torres d’En Lluc, próximo a los acantilados de Cala d’Albarca. Este misterioso asentamiento, que los historiadores sólo han podido datar en un periodo que abarca desde los tiempos paleocristianos a la alta Edad Media, está integrado por dos antiguas torres de planta ovalada y un tramo de muralla que las une.

El conjunto formaba parte de una misteriosa fortaleza de mayores dimensiones, aunque se desconoce con exactitud para qué fue construida. Algunos historiadores apuntan a que probablemente se concibió como último refugio para los habitantes de estos parajes solitarios, contínuamente amenazados por las invasiones piratas.

No cabe duda de que Ses Torres d’en Lluc constituyen un enclave privilegiado para vigilar la bahía de Cala d’Albarca, a la derecha del cabo donde se asientan, y el denominado Racó Verd, a la izquierda. Al estar situadas en un cabo, Es Cap de Mossons, en la Mola d’Albarca, bien elevadas y rodeadas de mar por tres frentes, constituían una fortaleza bien protegida.

De las dos torres sólo queda la base. La primera, de mayores dimensiones, está situada a la izquierda de los muros de piedra que hoy envuelven el conjunto y que probablemente fueron construidos por algún campesino que cultivó esta zona o crió aquí ganado. Ofrece un paisaje sublime. Está unida a la segunda torre mediante un largo tramo de muralla, de más de un metro de ancho, que atraviesa los bancales en perpendicular. Al pie de estas paredes de piedra se sitúa la otra torre, más pequeña pero que conserva una mayor altura en sus muros. Desde ésta se contemplaba Cala d’Albarca.

La excursión merece la pena únicamente para los auténticos aficionados a los misterios arqueológicos y para aquellos que buscan los parajes más insólitos y recónditos de la isla. Se puede llegar en coche hasta 1,2 km. antes de las torres, aunque el último tramo hay que hacerlo atravesando un sendero en mitad del bosque. El yacimiento no está señalizado.

 
1 Comentario
  • Base ovalada de la primera de las Torres d'en Lluc, con vistas al Racó Verd, en la abrupta costa norte de Ibiza
    Foto: Xescu Prats
  • La base de una gruesa muralla que aún se mantiene en pie enlaza las dos Torres d'en Lluc
    Foto: Xescu Prats
  • La segunda Torre d'en Lluc, al pie de la muralla, constituía un observatorio privilegiado sobre Cala d'Albarca
    Foto: Xescu Prats
  • Estos gruesos de piedra ya se divisan por el camino de Ses Torres d'en Lluc y representan una buena pista para orientarnos
    Foto: Xescu Prats
¿Cómo llegar?

Para llegar a Ses Torres d’en Lluc hay que dirigirse al agroturismo Can Pujolet. Se parte de Santa Agnès, cogiendo la carretera que sale de detrás de la iglesia, con rumbo a Sant Mateu. A mitad de camino, a la izquierda, sale un camino que lleva al hotel. Está señalizado con una piedra blanca con el nombre del establecimiento, situado 900 metros más arriba. Al llegar a Can Pujolet (una gran casa payesa con unas plazas cubiertas de aparcamiento al otro lado del camino), tomamos la curva a la derecha y seguimos 1,2 km. Ahí el camino se bifurca y giramos a la izquierda. 600 metros más adelante, encontramos una nueva bifurcación, en un claro en lo alto de una cuesta, y seguimos a la derecha (prácticamente de frente). 400 metros después, se llega a una casa. Si conducimos un turismo, mejor aparcar aquí. Hay que seguir por el camino que queda de frente, pegados a la valla de la casa. Otros 400 metros después, se alcanza una pequeña plazoleta donde termina el camino. En todo-terreno se puede llegar hasta aquí. Desde este punto, hay que seguir el sendero que atraviesa el bosque durante unos 800 metros. A lo lejos, a mitad de camino, ya se divisan unos muros de piedra situados junto a las ruinas de las torres y la muralla que las enlaza. Conviene fijarse bien en el sendero, para no confundirnos a la vuelta. En todo caso, quien se pierda, acabará en la parte de atrás de la casa donde hemos dejado el coche y deberá retroceder un poco hasta poder volver al camino atravesando el bosque.

Categorias relacionadas
Etiquetas relacionadas
Por esta zona además encontrarás...
Paseo Marítimo de Sant Antoni
De paseo

Un amplio sendero junto al mar, que enlaza las playas y enclaves más importantes de la bahía

Es Broll de Buscastell
Lugares de Interés

Extraordinario paisaje agrícola, repleto de bancales, acequias, canales y albercas de tiempos musulmanes

Cova de Santa Agnès
Lugares de Interés

Probablemente, el templo cristiano más antiguo de Ibiza, en una pequeña gruta próxima a Sant Antoni

Pla d’Albarca
Lugares de Interés

Llanura de campos rojos y fértiles, donde se elabora un delicioso vino de la tierra