Visita Ibiza > Playas

Ses Salines

La playa más conocida de Ibiza, con dunas, aguas turquesa y chiringuitos exclusivos

nextprev

Tipología: Playa de arena fina, de 1.000 metros de longitud y unos 30 metros de anchura

Situación: En el Parque Natural de Ses Salines, a 9 kilómetros de Eivissa ciudad y a 4,5 de Sant Jordi

Ses Salines es la playa por excelencia de Ibiza, no sólo porque se encuentra en el Parque Natural, protegida por una corona de dunas, sino porque en esta zona se aprecia con especial intensidad la pureza y transparencia de las aguas, gracias a la Posidonia Oceánica, incluida en la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Precisamente porque es una de las más bellas, la frecuenta mucha gente guapa y los famosos que veranean en la isla.

Podrán encontrar distintos ambientes a lo largo de la playa. El primer chiringuito es el Guaraná, situado en la parte derecha de la playa. El segundo es el Malibú, donde siempre hay alguna cara conocida, especialmente jugadores del fútbol. Sirven comida a los barcos en lanchas y es habitual ver correr las botellas de champagne por las mesas. A partir del Jockey Club, el público es más variopinto e internacional, hasta llegar a Sa Trinxa, de ambiente más hippy al final de la playa, donde se concentran los nudistas y los noctámbulos que quieren seguir despiertos.

torre de ses portes ses salines parque natural ibiza eivissa

La Punta de la Torre de Ses Portes, en el extremo rocoso de la playa de Ses Salines

Foto: Xescu Prats

En general, la playa es lugar de cita y exhibición de cuerpos esculturales. Por la tarde, las diferentes discotecas de la isla también sorprenden al respetable anunciando sus fiestas de alguna forma original. Y si se ha quedado sin bikini o sin pareo, también podrá comprar uno en esta playa, e incluso contratar los servicios de un masajista.

torre de ses portes ses salines parque natural ibiza eivissa

Piedra arenisca tallada por un artista anónimo, en la costa de Ses Salines

Foto: Xescu Prats

No pueden conocerse todas las caras de Ibiza sin un baño en Ses Salines. Cuidado con sus pertenencias, incluidas las bicicletas y los efectos que dejan en el coche. Si no es aficionado a las multitudes, siga caminando por la costa en dirección a Es Cavallet, camino de la torre defensiva de Ses Portes. Descubrirá pequeñas e íntimas calas que, con un poco de suerte, le ofrecerán un rincón exclusivo. La arenisca de alguna de ellas está recortada, ya que en este tramo se extrajo piedra para la construcción de las murallas de la capital, en el siglo XVI. Algunos artistas incluso han tallado esculturas junto a la orilla, aprovechando la moldeabilidad de esta roca.

A la derecha de la playa, observarán también un muelle. Es el pequeño puerto de Sa Canal, desde donde se embarca la sal que producen los estanques hacia destinos de toda Europa.

3 Comentarios
Municipio Sant Josep de Sa Talaia
Zona Sant Jordi
¿Cómo llegar?

La playa se encuentra en pleno Parque Natural de Ses Salines. Se accede a la carretera que lo atraviesa desde una rotonda situada sobre la carretera del aeropuerto. Está bien indicado. Unos cuatro km. más adelante, tras atravesar los estanques, se alcanza una rotonda desde la que se accede al parking de la playa. Es de pago.

Categorias relacionadas
Por esta zona además encontrarás...
Cala Bassa
Playas

Amplio arenal, rodeado de dunas y savinas, con modernos chiringuitos

Sa Figuera Borda
Playas

Recóndito rincón marinero próximo a Platges de Comte, con un acantilado agujereado repleto de casetas varadero

Porroig
Playas

Cala muy tranquila, de aguas cristalinas y repleta de casetas varadero

Port des Torrent
Playas

Puerto natural de arena en una zona turística, junto a la desembocadura de un torrente

Alquiler de casas en Ibiza
Buscar
Villa LuaIbiza
Una casa verdaderamente lujosa y asombrosa en la cima de una colina y con impresionantes vistas, refugio habitual de fam...
Ver casa
Villa IsisSan Juan
Esta exclusiva villa de playa con embarcadero propio cerca de San Carlos ofrece bontas vistass sobre costa noroeste, la ...
Ver casa
  • Trebol

    Yo lo que vi al entrar en la playa fue 2 metros de arena que ya estaba ocupada con toallas y el resto todo de piedras. Nada de barro, que era a lo que yo iba, pero el poco espacio para tomar el sol fue lo que realmente me decepcionó.